Virulencia Virtual Positiva

A los holgazanes que están genéticamente imposiblitados de leer más de cinco renglones seguidos, les tiro de una el mensaje:

Si nos informamos, tenemos más chances de responder activamente ante un obstáculo, sea para contrarrestarlo, destruirlo, o construir una opción alternativa. Sin importar la naturaleza ni el origen del obstáculo, sea cual sea, lo que usaremos INEXORABLEMENTE para atravesarlo es la información. La banalidad no crece en las plantas. La idiotez y la ceguera, tampoco. Nosotros las creamos y las desparramamos. Por eso, la próxima vez que recibas una cadena que sea “linda”, pensalo dos veces antes de reenviarla: Mejor ocupar el tiempo informándote e informando. No se trata de andar desparramando calmantes, sino antibióticos. Conocimiento.

¿Te afecta que haya personas como vos y como yo muriéndose de hambre, frío, enfermedades o cualquier otra consecuencia evitable? ¿Te afecta que tantos empresarios y gobernantes se aprovechen de la ignorancia o la desinformación para obtener dinero malhabido a expensas de todos nosotros y del medio ambiente? ¿Te afecta tanta contaminación? ¿Tanta crueldad animal? ¿Tanto sufrimiento? ¿Tanta muerte en general?

¿Qué hay de tus hijos? Si los tienes o quisieras tenerlos, ¿no te molesta ni por un segundo que se vean expuestos a tanta violencia, tantas injusticias, tantos riesgos, tanta desigualdad de oportunidades, tanta incertidumbre?

Son millones los “inconvenientes” que afectan nuestra estancia en la Tierra. Cuantitativamente, son incontables, pero Cualitativamente, no son tantos:

  • Están los problemas que afectan a los seres humanos. Sea individualmente o en su conjunto.
  • Están los problemas que afectan a los seres vivos no humanos. Y, por ende, a los humanos, porque viven de ellos.
  • Y, por último, se encuentran los problemas que afectan al ecosistema no vivo.Pero que, por ende, afecta a los seres que (sí) viven en él, humanos incluidos, directa o indirectamente.

¿Ven? La naturaleza es una sola: Problema es algo que nos afecta a nosotros como humanos.

Además:

  1. Cada problema tiene un responsable. Un origen. Una causa.
  2. Cada problema proviene, entonces, de algún lugar. Y este “lugar” es nuestro Interior, psíquico o fisiológico, o el Exterior: afuera de nuestra piel. Y aquí entran, seres seres vivos humanos y no humanos, y el resto del planeta.
  3. La causa, entonces, sea por azar, inconsciente, intencional, o consciente, y todas sus combinaciones, obedece a un funcionamiento, a un procedimiento o comportamiento, que puede ser, en la inmensa mayoría de los casos, neutralizado, desarticulado por medio de la acción.

Hay una respuesta: La INFORMACIÓN.

Podemos modificar nuestra vida en el planeta si identificamos cuáles son las cuestiones más básicas que crean tanto problema. Aclaro: No estoy simplificando. Estoy seleccionando, jerarquizando. Me animo a alzar una voz racional y con peso argumental, en este vórtice de superficialidad descartable en que navegamos.
Es sencillo.

Izquierdas o derechas, ideologías en el sentido estricto, no tienen nada que ver  con esto. Es una cuestión de en qué mundo queremos vivir, y en cuál, no.

Si nos informamos, tenemos más chances de responder activamente ante un obstáculo, sea para contrarrestarlo, o destruirlo, o sea para construir una opción alternativa. Sin importar el origen del obstáculo, lo que funciona es la información. El conocimiento.

Si el obstáculo es no humano. La información. Si es humano. La Información.Si nos informamos, menos personas serán capaces de meterse en nuestros bolsillos o en nuestra mente, sin nuestro consentimiento, al menos. Si nos informamos, sabremos cómo vivir mejor nuestras propias vidas.

Y, con todo esto, lo que quiero decir es que, además de informarnos. Tenemos que informar. ¿Sin filtros? ¿Sin prejuicios? ¿Sin dirección? No importa. Lo que importa es que informemos.

Y no cuesta nada: ¿Ves algo interesante en Internet? Postealo en tu blog. Compartilo por facebook. Mandalo por correo electrónico. Pero no hablo de esas cadenas idiotas. No hablo de mística ni de azar. Hablo de acción. Hablo de conocimiento.

La banalidad no crece en las plantas. La idiotez y la ceguera, tampoco. Nosotros las creamos y las desparramamos. Por eso, la próxima vez que recibas una cadena que sea “linda”, pensalo dos veces antes de reenviarla: Mejor ocupar el tiempo informándote e informando. No se trata de andar desparramando calmantes, sino antibióticos.

Anuncios

Un comentario en “Virulencia Virtual Positiva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s