a mi madre

Cómo cantarle al mediodía-en-todas-partes, a la garúa tibia que mora en el pecho de mi madre?

Como combatir la noche del alma, el desamparo de la soledad, sin la poesía de sus ojos como barcos?

Tal vez, arrojando livianos gorriones y  manzanas frescas contra las paredes de nada del odio y la impotencia hasta hendirlas y hacerlas desaparecer…

Cómo devolver un abrazo que nos deja insignificantes, mezquinos y torpes?

Las lágrimas de un hijo son de barro.

Que las madres nos cuenten en qué parte de sus frágiles cuerpos esconden el infinito!

Que las madres, mi madre, suelte de una vez su secreto:
Dios no existe:
Las madres existen:
Ese pobre viejo cansado no tiene nada que hacer aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s