Azardios

I Ching

Abro los ojos luego del viento y te encuentro.

Tus palabras no son más que momento, pero me despegan de la cama como un trozo de hielo azul en el lomo.

Calor en el alma. Fuego en la mirada. Y ganas de abrazar a mi hermano.

Pero sólo es un libro.

No una mujer. No un perro. No un hermano.

Sólo un libro entre mis manos.

 

Nueva ciudad por fin carente del lamento flojo que movía mis pies como si fueran puré viejo de voluntad nietzscheana.

Otra ciudad que penetro y siento mía. Toda ella, flor despierta.

(Y la tristeza nunca más será instrumento de la ira.)

 

Ya no hay tormento en el pozo fresco del agua cristalina que es la vida.

Sólo un libro entre manos que son mías…

 

 

“El Pozo.
Puede cambiarse de ciudad,
mas no puede cambiarse de pozo.
Este no disminuye y no aumenta.
Ellos vienen y van y recogen del pozo.
Cuando casi se ha alcanzado el agua del
pozo, pero todavía no se llega abajo con
la cuerda o se rompe el cántaro, eso
trae desventura.”

Hexagrama 48. I Ching.

Anuncios

Un comentario en “Azardios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s