El día que dejamos de mirar

…las calles se cubrieron de cuerpos sudorosos. Cada esquina arrojaba piel y gemidos al peatón descuidado.
No sucedió de repente. O sí… Pero eso no interesa. Sucedió. Y ya nunca seremos los mismos.
Tanto rebotar en el escote abundante, tanto chorrearse de ganas, tanto hurgar en la sombra oblicua de todas las faldas y hacer desviar miradas esquivas con binoculares en lugar de pupilas… un día, los muchachos se cansaron de fingir que fingían y las muchachas se fastidiaron de su papel de vedettes: de sentado nomás en su zaguán, justo cuando ella pasaba, Rubén desvistió a su vecina de un solo tirón. Y esta vez, no fue con la mirada. Ahí mismo el panadero salió a la vereda, el diariero dejó de silbar y yo de atarme los cordones y sudar: comprendimos la situación con la más lógica complicidad, más de presidiarios que de congéneres, y entonces cada uno a su modo y con las limitaciones que la cercanía, la edad y la autoestima nos imponían, fuimos al abordaje. Naves de la corona, cisnes del rey, peras del olmo… fueron cayendo de a una todas las mujeres que pasaban por la aventajada cuadra.
No cupo en nosotros más que sorpresa, al descubrir en los ojos de ellas esa chispa de malicia y animalidad: Despiertas a la novedad y sin dubitar, al instante se prestaron a satisfacer toda clase de fantasías, ¡y hasta a exigirlas! ¡Hoguera insana! ¡Mal de Ciudad, supurando en este acto, el más universal entendimiento, enterrando siglos y siglos de cultura humana!
Ellas, librando batalla, tomando partido, ni siquiera nos dejaron la exclusividad de la iniciativa y cual si hubieran sido ellas las artífices de la tempestad del destino, corrieron fuera de lo que ya se parecía más a un callejón que a una avenida, a arrebatar pantalones, corbatas y calcetines en estampida. Y todo se desbordó. Y todo se volvió natural más rápido de lo creíble. Uñas y dientes, piropos, y caricias de las más delicadas, sucedían a vaivenes pringosos y gritos de ebriedad.
Ya no había seres humanos: un solo animal, llamado Sexo, se adueñaba de la ciudad…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s