…y también

…y también es carne un nacimiento, cuando el poema escarba su propio exilio a culo rojo y alas rotas, barriendo el horizonte con su frente, como barren el blanco de la página las uñitas dobladas de mi escritura…

…y también es vidrio un abrazo que se parte en algún lugar del mañana, vidrio eólico y matante que enrolla ganas de alambre sobre las cunas de los sueños…

…y también el dolor es alimento, o al menos eso me susurra al oído este atroz octópodo, mientras teje en mi cerebro sus telarañas de obsidiana…

…y también estas rayitas tristes valdrán un recuerdo, al acariciar la pupila de un lector incierto, de parte mía, cuando yo haya muerto…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s