“Los Nuevos” – Novela de zombies por partes. (10/35)

“Sergio”

(Último capítulo de la Primera Parte)

―¡Sí! ¡sí! ¡Ahhh! ¡Ah! ¡Andreaaaaaaaahhh!

Aflojando luego todos los músculos de su cuerpo, Sergio descansa sobre el inodoro un momento, imaginando que si en lugar de producto de su imaginación, Andrea hubiera sido real, en ese momento ella se prendería un cigarrillo. La imaginaba fumadora. No sabía por qué, acaso porque en la televisión todas las mujeres sensuales fumaban…

Se incorpora, se limpia, tira el papel higiénico en la taza del inodoro. Lava sus manos y sale del baño con un ejemplar de auto-ayuda en la mano.

«Esa muchacha está espléndida.», piensa Sergio, «Una desgracia con suerte.», como decía su madre, el haber ocurrido aquel accidente justo en su misma cuadra, que no hubiese pasado a mayores, y que ahora estuvieran todos, y principalmente, Andrea, en casa de su amigo, charlando y «pasándola joya»…

Pero algo no está bien: en el pasillo, de camino hacia la sala de estar en donde se encuentran los demás, Sergio pierde el equilibrio y el libro cae al piso.

Esteban, oye el ruido, pero no le da importancia y sigue conversando con sus invitados.

«¿Qué tengo?», piensa Sergio, «¿Que qué tenés?» le contesta una voz… Sergio ha escuchado eso pero no logra asimilarlo. Cree que es él mismo hablando y contestando. Trata de incorporarse, pero al mismo tiempo, deja de sentir parte de su cuerpo. Es decir, su cuerpo sigue allí, apoyado contra la pared, sin equilibrio, pero Sergio ya no lo siente del todo: «como cuando, en el dentista, me duermen la lengua, y la muevo, y siento que está dentro de mi boca —YA NO VEO—, pero no siento a partir de ella, sino que la siento a ella con los sectores de mi boca que no están anestesiados» y manda señales a su cuerpo para no caer, pero es inútil. Su cuerpo, ya no es suyo. «¿Qué me agarró? ¡¿Quién sos?!», atina a preguntar Sergio con el último vestigio de su ser, como percibiendo que lo que ocurre no tiene que ver con él, sino con algo externo…

—¡¿Sergio?! …¡¿Sergio?!

A Sergio le parece escuchar su nombre… tal vez esa voz sea la de Esteban, que luego de escuchar el libro caer contra el suelo, escuchó algo más contundente: el cuerpo de Sergio. Pero todos los sonidos se apagan: «¡AHORA NI ESCUCHO!—piensa Sergio, y siente que unas manos lo agarran— entonces sí se paró y vino a ver qué ocurría, pero sólo tal vez…». Pero también siente «Otras manos», algo externo pero que viene desde dentro de su mente, …y ni siquiera desde dentro de su mente: algo externo pero que es él mismo, una presencia con la que forcejea como si de un cuerpo de carne y hueso se tratara, y que ahora lo somete sin hacer ruido; que lo abraza con un abrazo de palabras que no resuenan. Y Sergio tiene frío y ganas de gritar. Pero no grita. Simplemente, deja de existir.

Sin pronunciar un solo gemido.

―¿Sergio? ¡Contestá, loco! ¿Qué te pasa?―Esteban cachetea a su amigo en busca de respuesta, preocupado, al ver que éste se va poniendo morado y luego violáceo, «…como si no pudiera respirar…», pero respira.

Esteban no grita «porque no soy mina como para gritar por cualquier boludez», y tampoco quiere llamar la atención, ni preocupar aún más a los otros, que ya bastante tuvieron para un día, tanto el chocado, como la que lo chocó, además, al parecer, Sergio va tomando su color natural de a poco, y su respiración está estabilizada.

«Puede que haya sido sólo algo así como una convulsión», trata de tranquilizarse a sí mismo el comerciante. Se queda arrodillado en el piso, acariciando la cabeza de su amigo desmayado, mientras sopesa los caminos a seguir…

Afuera, comienza a llover.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s