manchas

manchas

Ya lo he dicho: un agujero esférico -que no sabe de música- se aloja en mi pecho.

Mancha de brea expandiéndose a mordiscos por mi interior.

Monopolizada y terca, mi energía aprieta, sostiene, busca impedir siempre infructuosa, siempre con ganas de rendirse.

Evitar que el agujero negro nos engulla es su quimera.

Disimularlo,  para que los demás no lo sepan y crean que soy gente, la mía.

A fin de cuentas no estoy solo.

El agujero y el miedo también son compañía.

No hay color en la tundra de mi existencia.

A menos que el negro lo sea.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

d

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s