ain’t no sunshine


ain’t no sunshine

Sí, sí. No la hay.

No hay luz solar ya que ella se ha ido. Su risa despectiva persiguiendo esos caprichos metálicos que crecen a la vera del camino. Yo, corrigiendo lágrimas, silbando como al pasar. (Haciéndome el boludo, bah.)

Todos sabemos que la luz solar no soporta la soledad.

Sentado, nuevamente, en el cordón de la vereda,

me quedo,

naufragando en mi propia sangre inútil,

para siempre.

Mis entrañas abrazándose a esta nada iluminada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s