“Los Nuevos” – Novela de zombies por partes. (34/35)

Jimena…

Jimena está sentada frente Pedro, otra vez, aterrada como nunca antes en su vida.

Luego de asesinar a Wilson a sangre fría, por creer que se trataba de un nuevo, el escritor se ha acomodado en su bendito sofá, como si nada hubiera ocurrido y se dispone a retomar el relato de sus cavilaciones a la desagradecida muchacha. Mientras, la camarera repasa las posibilidades de escape que están a su alcance, las cuales, ni son demasiadas, ni son, mucho menos, esperanzadoras: por la ventana, caída libre a ocho pisos de distancia de la acera; por la puerta, muerte segura a manos de los humanos-nuevos. Por ahora, a Jimena sólo le queda cruzar las manos, y atender lo que dice el escritor, como si fuera lo más interesante que ha oído en toda su vida…

―Uno tiene que estar siempre alerta. ¿Te das cuenta?

La mesera asiente con la cabeza. Pedro continúa:

―Pero, por suerte, ese desquiciado ya no nos molestará más… ¿en qué estábamos?…, [en que eras curioso porque eras escritor y en que a veces reprochabas los caprichos de los directores de películas, o de otros escritores…] ―Ah, sí: Pero dejame corregirte algo, no “soy curioso porque soy escritor”, sino que soy escritor porque soy curioso. [Buen punto…]

Mientras, Jimena observa en silencio, cada vez más anonadada, el diálogo interno de Pedro.

―También, decía que esa curiosidad me lleva a lugares insospechados para el resto de los mortales. Cierto es que me sentía solo al principio, pero aprendí a vivir con ello, me acostumbré a esos lugares nuevos e inhóspitos, de los que la inmensa mayoría de ustedes habría salido corriendo, si es que se hubieran animado a entrar, para empezar…

―…

―Y esa curiosidad, es la que a veces, me lleva a encontrar respuestas que otros ni se plantean, como por ejemplo, acerca de estos seres convertidos―dice Pedro, mientras señala al fenecido Wilson con un brazo, sin mirarlo.―Estoy seguro de que vos y tus amigos…―Jimena piensa: «…no eran mis amigos…», pero no dice nada por no contradecir al escritor. Éste prosigue:―…corrían como locos, pero sin preguntarse qué los había hecho cambiar así. Pues bien. Decime si eso no es la clásica película de zombies en la que todos corren —y mueren— sin siquiera dilucidar las causas de tal transformación… pero bien, aquí estoy yo, un escritor hecho y derecho, para resolver el quid: aunque carezcan de dolor, no hablen, sean medio torpes, como en esas películas, estos no son zombies…

Ahora sí, Jimena empieza a prestar atención al campeón de la retórica, de manera sincera e interesada. El tema logra atraparla.

―¿Y qué son, entonces?

[Cierto, y ¿qué creés que son, entonces?]

―No desesperen, no desesperen, hay que ir por partes y en orden…

* * *

Las tres mujeres y el rugbier, se bajan de la camioneta, Bakunin detrás de ellos. Enseguida, el cachorro ladra contento y corre hacia a sus congéneres, Charrúa y Ona, que observan divertidos al insignificante perrito como si fuera de juguete.

Los dos mastines no se han llevado la cruenta escaramuza de arriba: están muy golpeados y sangran en más de un sitio. Charrúa, el rottweiler, renquea de una pata, mientras que el dogo argentino, Ona, ha perdido la mitad de la cola de un brutal tirón que le diera uno de los nuevos mientras el perro mordía a otro de los infelices —ahora, en donde antes estaba su cola larga, fina y blanca, le queda un coágulo de sangre al final del muñón, que lo deja más parecido a su compañero, aunque como si fuera su negativo fotográfico. No obstante, los dos cánidos se mueven de aquí para allá, con excitación, ignorando el dolor: es sabido que los dogos argentinos fueron creados para la caza mayor; La fama de los antepasados de Ona trasciende fronteras, pues incontables registros han quedado de dogos argentinos protagonizando inverosímiles historias en las que, aún colgándole los intestinos de lado, siguen prendidos a la oreja del fiero jabalí; u otras en las que, con hidalguía y entereza envidiables hasta por un Caballero de la Mesa Redonda, encuentran la muerte en las garras de un sanguinario yaguareté, luchando colmillo a colmillo, de manera implacable, hasta la última gota de sangre…

Por su parte, Charrúa, el boyero alemán negro y fuego, posee la misma portentosa fisonomía de los toros díscolos a los que sus ancestros debían doblegar y para nada se queda atrás de su inseparable compañero, ni en el temple, ni en la bravura…

Llaman la atención de los dos mastines los ladridos intempestuosos de Bakunin, quien los incita a jugar, como si se hubieran conocido de toda la vida. Aunque entraría entero en sus fauces —tanto de Ona, como de Charrúa, que podrían tragarlo de un solo bocado, si así lo quisieran— Bakunin, corretea entre ellos con petulancia, sintiéndose como entre camaradas.

Los en exceso tensionados seres humanos no tienen ojos para los animales —ni siquiera Julia—, y procuran ponerse a salvo dentro de la casa. Dejan los perros afuera, en la lluvia, para que éstos los protejan ante otro posible ataque, o al menos, para que sirvan de alarma. No pasan uno o dos minutos desde que los sobrevivientes ingresan a la casa y ni siquiera han iniciado una conversación formal, cuando afuera se oyen ladridos.

Marcelo y Ernesto, ahora ambos armados, se asoman a una de las ventanas y ven una pareja que se acerca por el camino, al tiempo que los dos perros corren a saludarlos. Seguros, ahora, de que no se trata de nuevos nuevos, los que están adentro de la casa abren la puerta y salen al encuentro de los dos que se aproximan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s