abril

en abril…

acuden a mi memoria como un beso en el hombro…

mi beso…

en sus hombros…

bellos, rosados hombros de mármol y margaritas…

beso en llamas, con sabiduría, lleno de ansiedad, asombro, incomprensión, agradecimiento…

beso humano…

divino…

beso mío…

afectuoso como el universo…

azaroso como agua…

igual de tibio…

eso es lo que recuerdo de ellas, poco más…

acaso su sonrisa, tan perfecta, tan perversa, tan absoluta…

o sus pómulos orientales, pizarras desbordantes de fórmulas para amar…

o el agua mansa que fluye de su frente transparente…

nadie gana, nadie pierde,

el Absoluto, la Eternidad, existen en esos hombros, en esos besos y en tantos otros recuerdos indelebles que los tienen como protagonistas que aguardan impasibles, casi maternalmente, mi visita obligada… de “de cuando en cuando”…

pero, sobre todo, en Abril…

nadie gana, nadie pierde,

(o todos perdemos…

siempre,

pero, sobre todo, en Abril…)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s