Sol ambiguo

Sol ambiguo…

Acaso sea mi rencor impotente lo que me haga verlos de ida

feloces velices, tan cómodos y llenos,

y amoldados a la rutina tan perfectamente.

O estos ojos de escribidor caminante,

que me protegen

(traicioneros de vuestra inercia enmohecida)

de arrojarme cotidiando a la fatal cubetera.

Saltan, saltan, saltan, pero todos terminan

sapos destripados en la carretera

de la vida,

(soy yo una lagartija que el cielo mira

–lágrimas en mi cara sonriente–

…al no poder ser golondrina!)

¿Dónde tu caricia amable, Sol ambiguo:

Secándoles la sangre en costras a algunos,

y apagándoles las últimas células con vida…

pero manteniéndonos a otros,

tan la sangre tibia?

¡Oh, Sol ambiguo, gran justiciero cobarde!:

No me cuesta ser transparente pues, de tan simple,

me he vuelto insondable…

Ni me cuesta ver en ti a la Poesía:

que a veces acaricia, pero que siempre arde…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s