la mañana en el pecho

«la mañana en el pecho»

espero sean varios los afortunados (me encanta que hablen en lenguaje inclusivo) (yo no lo hago) (pero) (me da mucha –mucha– ternura escucharlos) (me alegran el día, me hacen sonreír por dentro) («yes, but… no, thank you») (ayyayyayyayyayy) (sigo) que viven la mayoría de sus días y de sus noches con la mañana en el pecho -como este servidor- (no, no me refiero a que los que usan lenguaje inclusivo son afortunados, leé de nuevo) (son dos cosas diferentes, y yo interrumpiéndome, siempre) y está bueno esto de traer a colación el lenguaje inclusivo como excusa para ejemplificar lo de vivir con la mañana en el pecho.

me explico:

estoy tan en sintonía con el Universo (en verdad, si me has leído antes, sabés que soy el Universo, right) (y vos también) que -aun entendiendo a la perfección las profundas razones de su utilización- me importa tres cominos el lenguaje inclusivo, no lo uso porque mi ser-lenguaje tiene cierto amor por la estética, pero lo disfruto, disfruto que lo hablen porque me da risa y ternura, pero -sí, estoy muy redundante y (también) me importa tres cominos- en el improbable caso de su adopción en masa, yo lo usaría sólo para que me entendiera el resto de la humanidad, o no me linchara… que no es lo mismo, pero es igual. Es decir,

vivir con la mañana en el pecho es caer siempre parado -o no tropezar jamás, porque uno vive tropezado, vive siendo el aire que acaricia durante la bajada y es el asfalto duro que espera con su abrazo paciente y blanco

vivir con la mañana (no) es no equivocarse, es saberse uno la equivocación y, bueno, entonces, ahora, sí: es saber que uno jamás se equivoca, porque el universo no se equivoca, jamás

es decir, hay gente (que me da ternura) que se molesta porque otros usan lenguaje inclusivo, que están ultrajando el lenguaje, dicen, que no saben nada, dicen… y otra gente (la que me da aun más ternura) (sí, soy todo ternura, un poco forro, pero pura ternura forra, si se quiere, y humilde, sobre todo, jajajajajaja) que se molesta porque otros NO usan lenguaje inclusivo… que son patriacales y fachos, dicen, y que «se va a caer» (mirá qué oportuna coicidencia…), dicen, y que no sé qué tantas otras cosas… la cosa es que

(te juro que yo tampoco sé qué es esto, perdón, pero cada vez más me importa tres cominos esto de la literaturidad, y no es pose, ni imitación, sino la mañana,

en el pecho.

)

bueno, sigamos:

espero sean varios los afortunados que viven la mayoría de sus días y de sus noches con la mañana en el pecho

espero seamos muchos los que desparramamos luz por el universo

los que absorbemos oscuridad sin devolverla (porque hay mucho por absorber) (y nada por devolver) (salvo

la luz

de la mañana

en el pecho.

(quedó lindo, no?) (jajajajajaja)

perdón, a veces me voy para siempre (y eso que ni siquira bebo…), pero bueno…, lo que quería decir, porque en realidad, a veces -aunque cueste creerlo- (porque la mayoría de las veces, no) escribo para decir cosas… en fin, lo que quería decir, en verdad, es que ya sé por qué estoy solo:

porque, por sobre la imagen y el intelecto, busco personalidad

y no la encuentro

(también, seguramente, porque digo muchas pelotudeces)

Pero,

TE QUIERO

d