para adentro

“para adentro”

tirado en el suelo, la cabeza entre dos parlantes que me bañan con jazz instrumental del río de la plata, con alcohol, sin luz, llorando despierto por un amor, por todos los amores que iban a pasar después de aquél, pero sin saberlo, y queriendo llorar, pero sin poder más que toser unos cuantos lamentos mojados con olor a sal y umbras, disfrutando para siempre esos veinticinco años de edad, quedándome atrapado para siempre en esa región de la humanidad donde la Inocencia y el Desgarro no se dan cuartel, una, no queriendo despedirse del futuro que jamás llegará a conocer, otro, recién nacido pero ya oscuramente fecundo

tirado allí en el suelo, incomprendiendo el corazón que grita impotente y contento, sintiendo el desprenderse de las cadenas que arrastran pedazos de carne consigo, disfrutando con masoquismo hedonista la vorágine de realidad sin anestesia, olfateando inconsciente el tai-sabaki del universo que más tarde se le pegará para siempre, como sus veinticinco años

tirado en el suelo, volando para siempre, de ahí en más, se crece también, sí

pero para adentro.

Anuncios

hilo de aire

“hilo de aire”

una sola exhalación contenida

mi vida

hilo de aire

luz que respira

son mis ropas las que andan por el mundo preguntando y riendo

(y, a veces, no entendiendo)

son mis ropas al viento las que aprenden y tropiezan

yo?

soy el hueco

lo que no está

voy de la mano del tiempo

los ojos cerrados

pero abiertos

 

abrazame

abrazame

 

no porque lo necesite o porque te ame…

no porque tenga frío, o miedo, o hambre…

ni porque se sienta confortable…

 

abrazame

 

porque somos de papel

y el hoy es flama que arde

 

abrazame

 

olvidémonos del mármol insistidor

del error del tiempo

del dolor

 

abrazame

 

somos ideas en silencio

surfeando el viento

no me canso

“no me canso”

no me canso

y no me canso de decirlo no porque sea o no sea guapo

o porque sea o no sea una contradicción insalvable…

no me canso de decirlo – sencillamente – porque todavía hace falta

porque todavía no me lo creo:

Soy el Universo

punto

y así como no existe un afuera en el Universo

todo se soluciona piel adentro

y sino, no.

punto

Soy el Universo

sin el Sí

ni el No

sin el Hoy

sin el Soy

.

Ser el Universo

punto

ser el que observa y agradece

ser el que absorbe y no devuelve

ser el que entiende de otra forma

ser el que aprende

y sino, no

punto

ser el universo

con minúscula, que no es propio

ni es de nadie

punto

ser de ser

como el agua

pero como mucha agua

poca, se evapora o se congela…

mucha, extingue y derrite…

ser el universo

sin el yO

punto