blataya

Candentes, efímeros, soldados de la Nada

con la boca hundida

con la cara de nada recontra chamuscada

con absolutamente TODAS las ideas desordenadas

soldados de pana

no estoy aquí para ustedes

aunque rebalsen mi mirada

No soy su némesis, el error huérfano,

soy, apenas, una manzana mordisqueada

rodando,

imperfecta y blanca.

Ni adversario vil, ni muro enclenque,

no soy juguete de la suerte desperdiciada…

Soy viento abrazando el árbol,

acariciando su hoquedad…

Gen insatisfecho: no soy tu agua.

Botín enfermo: no soy pelota,

soy el suelo en el que se arrastran,

para siempre,

TODAS

tus derrotas.

Anuncios

mi unicéano

mi unicéano

te tengo tambaleándote entre tangos tristes, pero…

Lázara!

a bailar, que sos el universo…

a vibrar, que somos música…

a escucharte a vos misma,

que es donde está la inverdad,

la polvareda,

la brevedad de viento abisal,

la brisa

la inverdad.

sí.

a bailar, Lázara!

vos, sos verdad.

sos sed

sos melancolíaentacoscalientesllamandoalalunaenalaridostruncos

sos un dios

con mirada de carbón

y garras de halcón

que no sabe

que sabe

bailar.

 

arturo contra los zurditos

“arturo contra los zurditos”

arturo se fue, como hubiera podido irse jorge luis si hubiera tenido huevos…

fidel, el gran fidel, arrogante idiota -entre otras cualidades más copadas, claro-, se había metido con el arte: había prohibido el Jazz en cuba porque era música imperialista… ni siquiera me da bronca… apenas esgrimo una resignada sonrisa acerca de las estupideces humanas…

humanos deslizándose con inocencia, creyendo que hacen música, confundiéndose, ciegos a la esencia, ciegos al hecho de que ambos, la música animal y el animal musical, son

vibración…

universo…

silencio en movimiento…

vivir alcoholizado

“vivir alcoholizado”

Pienso en jazz. Pienso volando.

Pienso cuánto le debo al alcohol en mi vida… ¡Demasiado!

Jamás podría devolverle tal cantidad de favores distribuidos. Favores con forma de libertad, con forma de mujer, favores musicales, literarios, favores con las caras y los abrazos de mis mejores amigos, favores que rezuman la experiencia infinita del error y la aventura, favores de buena fortuna…

Sin embargo, durante años he dejado el alcohol de lado.

(pienso, ahora, desde la ex-abstención)

Vivir alcoholizado es como casarse con la modelo más bella: al cabo de un tiempo, se desearán otros cuerpos, incluso menos agraciados, irremediablemente…

Vivir alcoholizado es escuchar la pieza musical que más te gusta una y otra vez, para siempre, sin descanso, hasta gastarla en tus oídos y ansiar el silencio que se nos niega con su tibieza…

Vivir alcoholizado es regalar las noches a un extraño desmemoriado, que no devuelve las noches que se le regalan, (pero que te cuenta que fueron divertidas, en parte…)

Durante años, he dejado el acohol de lado, y ahora me arrimo con miedo, con la vergüenza (quizás) del fracasado o del que se arrepiente…, …pues extraño el viento en la cara, la cornisa, ese empujón suave hacia la incordura…

Con una diferencia…

esta vez, nadie hablará de compromisos maritales,

mi canción preferida sonará apenas las veces necesarias,

la modelo tendrá cerebro.