A propósito de la elecciones…

A continuación corto y pego algo que comenté en facebook -sí, facebook, yo tampoco soy perfecto- sobre las elecciones de ayer, y que me parece bastante una muestra bien sintetizada de mi pensamiento al respecto de un comentario sobre si Rossi o Binner, o ninguno de los dos… -para eso sí es bueno facebook: te obliga a ser conciso, y todos sabemos que «lo bueno, si breve, dos veces bueno»…

Sólo corté y pegué mis intervenciones en los comentarios, por respeto a mi interlocutores, pero si quieren conocerlas, no tienen más que buscarlas en facebook. Igualmente, no sé muy bien qué interés puede tener para ustedes lo que yo pienso al respecto, pero… a fin de cuentas están aquí, leyendo esto, ¿verdad? En fin, espero no dañar susceptibilidades …que no se lo merezcan (je,je), y que se genere algo así como un debate constructivo en los comentarios, como los que suelen generar algunas de mis entradas.

Ambientación: La conversación versa sobre si los políticos de vocación (todos, sí, todos) salen mal parados, o no, a partir de la abrumadora cantidad de votos obtenida por el humorista devenido en «caudillo de los pobres» (es ironía, ¿verdad?) que compitió contra ellos. La conversación previa también toca parecidos y diferencias entre socialistas y cristinistas.

Mi aporte (que no es mío, sino adoptado por mí, y avalado por muchos estudios, estadísticas y teorías, que acaso tenga a bien enlazar en un futuro no muy lejano) es el siguiente:

«Kirchner no «recuperó» nada, no al menos desde el plano económico. Lo hizo Lavagna, pero lo hizo haciendo parir a la clase media (la clase baja venía pariendo desde hace rato) y dejando impunes a los que más tienen (políticos corruptos, grandes productores, bancos y demás financieras…) Además de todo lo criticable y las manchas que tienen socialistas y cristinistas, la peor de todas es que no gobiernan para combatir las causas de la pobreza, sino para maquillar la situación en que se encuentra la pobreza: manteniéndonos a todos ilusionados y engañados.

…Ni desde el Estado nacional, ni desde el provincial, salieron leyes que tuerzan la balanza hacia los que más la necesitan, y eso se hace fácilmente: largando, desde el vamos, una ley que vuelva progresivos los impuestos, en lugar de regresivos (por ejemplo, con una que elimine el IVA y obtenga el equivalente de los que más tienen, con un Imp. a las Ganancias REAL y EFECTIVO), o también, gravando impuestos sobre las operaciones financieras, o dejando de subsidiar e incluso multando (pero en serio) a las multinacionales que incumplen sus contratos. A no confundirse. No les digo que no defiendan a quienes quieran, pero por lo menos, sepan a quienes defienden, qué es lo que defienden, y cuanto de chamuyo hay en esos discursos.

…El grueso del progreso económico, no lo digo yo, sino los que saben, se da INDEPENDIENTEMENTE de quien gobierne, a raíz de la gran demanda externa, de productos que nosotros exportamos. Por un lado, y por el otro, (y sé que esto va a sonar horroroso, pero estoy cansado de que nadie lo diga) la educación especializada (cristinista) y la salud (binnerista) no hacen más que emparchar los huecos que van agrandando la falta de trabajo y de futuro para las clases bajas. Mejores Educación, Cultura, Salud, son PALIATIVOS que alivian la consciencia de quienes los dan y el presente de quienes los reciben, pero que NO MODIFICAN EL FUTURO SUSTANCIALMENTE. A éste sólo lo modifican medidas revolucionarias en el mejor y más neutro de los sentidos.

…Pido que lean esto último de nuevo, esta vez a consciencia, y sin interpretar otra cosa que la que está escrita: «Mejores Educación, Cultura, Salud, son PALIATIVOS que alivian la consciencia de quienes los dan y el presente de quienes los reciben, pero que NO MODIFICAN EL FUTURO SUSTANCIALMENTE.»

…Ahora respondo: Ninguna escuela puede ser efectiva si sus alumnos llegan al aula con hambre, por un lado; y por el otro: siendo que los hospitales atienden a quienes menos tienen, ¿no es más lógico disminuir la pobreza, que tratar de alcanzarla construyendo hospitales? ¿no es un cuento de nunca acabar? Fábricas, cooperativas de trabajo (no truchas), leyes progresivas, multas altísimas y efectivamente cobradas, todo eso es lo que debe hacerse a la par de la innovación y el perfeccionamiento tecnológicos, y la cobertura médica.

…¿Ya se durmieron?»

Respuesta a Comentario de Delfos

La siguiente es mi respuesta a unos comentarios amigables de un amigo, en referencia a la Presentación del nuevo blog de reivindicación de la información que estamos desarrollando en conjunto (Presentación que recomiendo leer antes de continuar, aunque igual se entiende…). Dado que deseamos que dicha bitácora mantenga su imparcialidad y objetivismo (tanto, al menos, como nos sea posible, ya que somos todos seres humanos), he decidido contestarte, querido Delfos, en este lugar. Perdón por las idas y vueltas…

Delfos, a tus cuestionamientos respondo: ¿Hay calidad en el voto? POR SUPUESTO. Un voto emitido consecuentemente respecto de una investigación previa acerca de los candidatos, y basado en la experiencia, va a ser cualitativamente más valioso que uno emitido al azar, o con poca o nula información sobre lo que se pone en juego o sobre lo que «ofrecen» las diferentes alternativas. No hablamos aquí de derechos, sino de resultados. Todos los votantes poseen el mismo derecho al voto, así como todos los votos deben tener el mismo «peso» o «valor» entre sí a ojos de la ley; pero todo lo anterior no quita que hay que informarse para votar con responsabilidad. A eso me refería respecto a la «calidad del voto»: a preocuparse por informarse para poder votar responsablemente.

Referente a «¿No es una buena forma de respaldar una afirmación respecto de un partido político acudiendo a su historcidad, a la tradición? en definitiva ¿a «los hechos»?» Respondo: Sí, claro que lo es, pero con «historicidad y tradición» yo me refería a todos aquellos que alguna vez votamos a un partido «X» sólo por inercia, o porque nuestros padres lo votaban, o porque nosotros siempre lo votamos. No me refiero a la historia del partido, sino a la del voto del electorado. No es productivo para el cambio que siempre votemos por inercia, sino que con cada comicio reactualicemos nuestras convicciones en función a la trayectoria ACTUALIZADA del partido.

Finalmente, que si con » fundamentos contaminados» estoy suponiendo que hay algo puro, sí, de hecho lo hago. 100% Consciente estoy de ello: lo puro es lo Absoluto -en tanto escapa a cualquier vida humana, y a todas ellas en conjunto-, es la realidad que envuelve todas las realidades, la mía y la de quien no tiene calzados, techo ni comida, la mía y la de quien tiene, además de su casa en la que vive, un departamento en New York y otro en París. Precisamente por eso queremos hacer converger las propuestas de todos los candidatos en un solo lugar, porque sabemos que todas y cada una de las miradas partidarias no son más que partes en un todo: La Realidad Argentina.
Invito, ahora, a volver al espacio DemocraciaFuerte y seguir informándonos. Para las opiniones fuertes (como en este caso) elegiremos otro espacio.

«Somos la tercera opción» (Pino Solanas)

Transcripción de la nota de Fernando «Pino» Solanas, Diputado Nacional, publicada el 28/7/2010.
«Para los K somos apéndices del grupo “A” porque nuestra oposición a las medidas neoliberales del gobierno le hace el juego a la derecha, aunque ellos siguen endeudando a la Argentina y entregando los recursos naturales. Para el grupo A somos funcionales al kirchnerismo cuando no compartimos su agenda y puntos de vista. Lo que a ellos, al gobierno y a los grupos mediáticos les cuesta admitir es que no somos ni el grupo “A” ni el “B”; en todo caso, seríamos el grupo «C»: con la «C» de coherencia y cambio. Se ponen nerviosos porque no pueden gobernarnos y seguimos siendo una fuente de atracción para sus bases, los jóvenes y el electorado independiente.

Hoy todos quieren que compitamos por el gobierno de la ciudad. En eso coinciden el kirchnerismo, el peronismo disidente y la coalición radical, ya que si vamos por la presidencial debilitamos a todos. Lo divertido es que nos dicen: “Che…cuídenlo a Pino..!. nosotros lo respetamos mucho pero sería una locura que no fuera por la ciudad..». Esa tentadora opción tiene sus ventajas y su contra, en tanto podría significar la posibilidad de gobernar la capital de la república, hacer una experiencia de gestión y desde allí prepararse para el 2015. Por el contrario, significaría ceder nuestro potencial de votos nacionales a los otros partidos y abandonar la construcción y desarrollo de una fuerza nacional que cuestione al bipartidismo para el 2015 o (¿por que no?) para el 2011. ¿Quién puede predecir cuanto podemos crecer con un electorado decepcionado por los partidos tradicionales? ¿Quién iba a imaginar que sin habernos pronunciado ni lanzado públicamente una candidatura, figuremos en las encuestas entre los 3 o 4 primeros candidatos…? ¿Quién pensaba en el 2009 que en la Ciudad de Buenos Aires -donde dos años antes Macri ganara con el 62%- Proyecto Sur iba a multiplicar los votos un 350%, pasando del 7,5 al 24,5 %?. Lejos de haber girado a la derecha, una parte del electorado de la ciudad apoyó nuestra campaña, que hablaba de los temas nacionales afirmando que “se puede” reconstruir el país, recuperar los recursos, democratizar la democracia, refundar una ética pública.

Ante la participación nacional de Proyecto Sur, la coalición que lidera el radicalismo es vista como la repetición de la «Alianza» del 98 y sectores progresistas y aun de sus propias bases, se inclinarían hacia nosotros porque encarnamos las causas de los derechos sociales, la defensa patrimonial y la democratización de la democracia. Del lado de las variantes peronistas, todos saben que Proyecto Sur reivindica la continuidad de las ideas del movimiento nacional, desde Forja al 45 y Juan Perón me convocó para filmar su único testimonio cinematográfico. Hoy las encuestas a nivel nacional nos dan alrededor del 10%, sin haber lanzado la candidatura: en campaña podríamos pegar un salto significativo. No solo gozamos de alta imagen positiva; también somos un punto de convergencia de muchos sectores políticos y sociales. Debe recordarse que en muchas provincias la mitad de la población no vota porque descree en los partidos tradicionales o ya hace demasiado tiempo que solamente puede optar entre Frankestein y Drácula.

Por estas razones, es prematuro afirmar como Julio Blanck que estamos «lejos de la pelea por la presidencia». Hoy no se presenta ningún candidato con un liderazgo tal, que esté en condiciones de ganar por una gran diferencia. La disputa no solo será entre tres, sino entre cuatro fuerzas; es el bipartidismo o nosotros. Proyecto Sur aparece como la alternativa del cambio, la fuerza de la juventud y los sin partido, el instrumento político de los movimientos sociales y las fuerzas territoriales dispuestos a protagonizar transformaciones con sentido emancipador, en paz y en democracia. Antes que habernos desunido, seguimos creciendo –como afirma Blanck- y sumando fuerzas; porque somos un espacio de convergencia de varias culturas políticas unidas detrás de un proyecto emancipador. Recién a fin de año y en el marco del tercer Congreso de Proyecto Sur, cuando se vea más claro quienes son los competidores y se confirmen las fechas electorales, decidiremos dónde jugar mi candidatura. Hoy no sabemos si Macri termina su mandato, si será Cobos o Alfonsín, o si Cristina terminará midiendo mejor que Néstor. Mientras tanto, nos preparamos para gobernar en cualquiera de los dos escenarios.

Con mis compañeros de cincuenta años de militancia –Alcira Argumedo, Luis Brunati, Julio Raffo, junto a aquéllos con quienes fuimos confluyendo en estos años –Mario Mazzitelli, Claudio Lozano, Eduardo Macalusse, Jorge Cardelli, Humberto Tumini y muchos más- seguimos profundizando nuestra propuesta y recogiendo la experiencia de estas décadas. Haciendo y proyectando películas, dando charlas y seminarios, organizando encuentros y participando en cientos de acciones de resistencia a dictaduras, traiciones y entregas, fuimos construyendo en estas décadas la referencia nacional de un espacio que sueña con un proyecto emancipador. Lejos de ser la frutilla del postre que amasan otros, somos un lugar de confluencia en la construcción de un movimiento político, social y cultural; un emergente de las luchas que gran parte de nuestro pueblo -tantas veces traicionado- ha venido protagonizado en las últimas décadas.»

He transcrito la nota porque me parece de suma importancia ir conociendo otras propuestas existentes en el horizonte político de nuestra nación.  No me gusta ir por detrás, prefiero hacerlo por delante y no esconder mis intereses.  De hecho, quien calla, en política, esconde.
Otra propuesta más interesante, me parece la de Nuevo Encuentro, el movimiento dirigido por Sabbatella.  Agrupación que, por lo demás, ha tenido también sus Encuentros y desavenencias con Solanas y los suyos, pero que demuestra, al igual que estos, mucha coherencia en sus postulados y defendidos.
Agrego -como suelo de vez en cuando- un poco de política a la bitácora, porque no todo es arte en el hombre.
Hasta la próxima.

Otro fin de semana electoral

Buenas, buenas, buenas…

Este 2 de Agosto, votamos otra vez en la Provincia de Santa Fe.

Lo sabemos, pero… ¿qué se vota?:

Son elecciones primarias, abiertas, obligatorias y simultáneas que se realizarán en la provincia. Comicios en los que los santafesinos definirán los candidatos (a intendentes, concejales, miembros comunales y/ contralores de cuenta, -todos ellos según la localidad en que se vota) que cada fuerza política llevará a las elecciones provinciales del 27 de septiembre (a confirmar…). Por lo que habrá en la mayoría de los casos, más de una boleta por partido.

Les adjunto un enlace con todos los candidatos santafesinos: Clickeá acá, y otro aún más completo, del Tribunal Electoral de la Provincia de Santa Fe.

Y un videito interesante…

A propósito de las elecciones legislativas

(quienes estén interesados y compartan lo escrito, sírvanse reenviar este texto, muchas gracias)

«Dos cositas pre-elecciones…»


1) Este domingo, hay cuatro opciones a seguir

  • Primera, y para deshecharla rápidamente, por cuanto a mi parecer es la más necia de todas, tenemos la siempre-lista opción de ni siquiera ir a votar… como está difundiendo, entre otros, el PCR, (además de que siempre hay «avivados argentinos» que toman no presentarse como una gracia y hasta se mandan la parte…) si querés vivir fuera del sistema andate a cultivar zanahorias a la patagonia y no me rompas las pelotas conque Menem hizo esto o conque los zurditos aquéllo, etc., etc., etc.
  • Segunda: Votar al oficialismo (léase «justicialismo en el poder») que, aunque tiene sus cosas buenas, también tiene seis años en el poder, y la mayor parte de ese tiempo, con mayoría absoluta en el parlamento. Qué significa esto? Que a lo que no hizo todavía, no tiene realmente planeado hacerlo. Así que seguir con el peronismo kirchnerista no sirve para cambiar, tomemos lo positivo, pero sigamos avanzando ya que este gobierno a tocado techo y fondo. Y esto no les agradará a muchos, lo sé.
  • Tercera: Votar al justicialismo opositor, de la mano del Pro (Macri*, De Narvaez), Santa Fe Federal (Reutemann, el inundador caradura!!!) que dice, sin ningún desparpajo, que va a volver a PRIVATIZAR todo lo que recuperamos de la mano de kirchner, que va a volver a chuparle las medias a Banco Mundial, al Fondo Monetario, y a los 15 o 20 empresarios que poseen los grandes capitales nacionales, dejando completamente a un lado al pueblo. Sin que se le caiga la cara, promete volver a hacer todo lo que hizo Menem!!!

(*): Respecto de Macri, les quiero recordar que su padre, Fracisquito «multimillonario» Macri, fue el gerente de Correo Argentino y mientras lo tuvo en sus manos, declaró pérdidas sin cesar, mientras que desde el primer tiempo nomás que el Estado se hizo cargo (una de las cosas positivas de Kirchner) dio ganancias y más ganacias…

  • y Cuarta (y última opción, por fin, aburrido lector): Podemos optar por votar a otra gente; creo yo, por todas las razones anteriores, la veta más potable.

Para que diluciden qué partidos se esgrimen y quiénes están candidateados, así como si en su respectiva provincia se eligen diputados y/o senadores y/o concejales, les adjunto unos enlaces a páginas donde se informa por candidatos, partidos, y demás… (valórenlas, ya que cuesta un huevo exhumar artículos de interés de la maraña de ruido malversado que es la internet mal encarada)

Ya somos todos grandecitos, no voy a andar diciéndoles a quién votar, (como De Ángeli!!! vieron las noticias? Patetísimo!!) pero al menos, es justo que nos pasemos información entre nosotros… para decidir desde un lugar más humano, más consciente, más conveniente para el conjunto de la sociedad.

2) (es decir, segunda «cosita pre-elecciones») Un par de palabras para quienes no van a votar a la misma sarta de políticos de siempre: Los partidos que ni están en el poder, ni tienen millones de pesos que recolectaron cagándonos al resto de los argentinos durante los 90’s, están cortos de fondos y de estructura.

Y aquí es a donde quería llegar:


La «estructura» sirve para, por ejemplo, cuidar que en los cuartos oscuros que no les roben las boletas, o no las cambien .

por boletas truchas (ojo con esto, porque dicen que en muchos lugares van a cambiar las originales por otras con errores imperceptibles, pero suficientes para impugnar el voto, así que lo más seguro, es averiguar bien sobre todas las propuestas, y una vez decididos, llevar la boleta del partido que elegimos con nosotros, para estar seguros de no ser estafados)

Otra de las desventajas inherentes a la falta de colaboradores es la escasez de fiscales de los partidos chicos, fiscales encargados de supervisar el normal desempeño de la jornada electiva, el conteo final de votos, y que no se hayan terminado las boletas del partido que representa…

Ya que jodemos tanto con la democracia, la democracia esto, la democracia aquéllo, un buen momento de realmente hacer algo por la democracia es
postularse para ser fiscal de mesa. De esta manera, estamos defendiendo de maner concreta, el mejor sistema de gobierno que hayamos conocido.

Bueno, para esta altura, además haberme quedado con poco que decir, me cansé bastante. Y si yo me cansé(aunque en parte se debe a una enfermedad que me tiene de cama -y sin poder terminar este bendito artículo- desde hace más de tres días) ni quiero pensar lo saturados que deben estar ustedes… así que…

Feliz votación para todos; nada de champán pero sí pizza casera, y recuerden que «hay que besarse más«!!!!

d

PD: Y no se dejen engatuzar por las encuestas que hablan de «un» ganador y sus segundones, ya que -al menos respecto de los diputados- entran por porcentaje directo de votos… así que no es como en las elecciones presidenciales… en que (no comparto, pero) muchos eligen al menos peor para que no salga el que más detestan… acá es DIFERENTE: tenemos que votar al que realmente queramos, para darle chances de ingresar al Congreso.