Agradecimiento y obsequio…

Bella lectora, apuesto lector!

No sabés cuánto me alegra saber que estás ahí, comprendiendo, acompañando, no sabés lo bien que me hace escucharte acariciar mis irreverencias con tu mirada…

No escribo ni por vos, ni para vos -como alguien que escribe también, seguramente, a eso lo sabés mejor que yo: uno no escribe porque quiere sino porque no puede dejar de hacerlo…

En fin. He decidido obsequiarte, en formato digital, uno de mis 4 libros:
Mi poemario, «Líneas ígneas»; mi tratado de taichí, «Taichí, Aquí y Ahora»; mi novela de zombies filosófica, «Los Nuevos»; o mi ensayo, «El Rol del Autor en la Sociedad Actual».

Sólo tenés que elegir uno y enviarme un correo electrónico a diegomaldinifreyre arroba gmail punto com, y yo te lo adjuntaré en mi correo de agradecimiento, en formato pdf y epub. (También podés dejarme un comentario aquí debajo o hacerme llegar un mensaje privado por cualquiera de mis redes, pero lo más efectivo será el correo electrónico…)

Eso es todo. Sin requerimientos de ninguna índole. Así de simple, sin gato encerrado, ni letra chica.

Simplemente agradecimiento de mi parte, por estar aquí leyendo esto. Regalándome lo más importante que tiene una persona, que es su tiempo.

Gracias!

DiegoMMF.

Lecturas recomendadas para el año que comienza…

Cómo les va, queridos visitantes? Espero que este 2015 los haya recibido excelentemente en verdad.

Por mi parte, he iniciado el año de la mejor forma posible y quiero retribuírselo al universo (jaja, queda muy grandilocuente?, es que soy ateo y de lo contrario no tengo a quién agradecer, 😦 … 😉 ) desparramando premios para todos lados…

En efecto, anduve con mucha fiaca y se me fueron acumulando las nominaciones, pero hoy he decidido ponerme al día… En primer lugar, agradezco a quienes me han nominado: a Luna Quebrada, que me ha otorgado el Premio Dardos; a Aquileana, que lo ha hecho para el Black Wolf Award; tambień a Pablo Mirlo, tanto como a Bell@espíritu, que me han nominado para los premios Best Blog y Versatile Blogger, respectivamente… A todos ellos, muchas, muchísimas gracias por acordarse de este rinconcito perdido en la blogósfera y, mediante las nominaciones, recomendar su lectura a tantos nuevos visitantes… Eternamente agradecido, amigos!

Comencemos…

premio dardosCada nominado debe crear una entrada mencionando la recepción de este premio, así como al blog que lo otorgó. Y nominar a 15 sucesivos ganadores, para seguir la cadena de recomendaciones…

Mis correspondientes nominados, son:

  1. Planeta Otón. https://kalima001.wordpress.com/
  2. Gorrión de asfalto. http://gorriondeasfalto.com/
  3. Efimeralias. https://efimeralias.wordpress.com/
  4. Leyendo entre líneas. https://aleerentrelineas.wordpress.com/
  5. Scherzando ma non troppo. http://scherzandomanontroppo.wordpress.com/
  6. Estate un rato. http://estateunrato.net/
  7. Después de la media rueda. https://mediarueda.wordpress.com/
  8. Hipnosnews. https://hipnosnews.wordpress.com/
  9. Lectores adictos. https://lectoresadictos.wordpress.com/
  10. Mis relatos cortos. https://cursofamp.wordpress.com/
  11. El faro del fin del mundo. https://dadaisforever.wordpress.com/
  12. Poiéseos. https://poieseos.wordpress.com/
  13. Donovan Rocester. https://donovanrocester.wordpress.com/
  14. Pensamiento primigenio escritura y movimiento. https://laideaperdida.wordpress.com/
  15. Entre Castillo y Castroviejo. http://eduardojcastroviejo.com/

Felicitaciones, chic@s!

black-wolf-awardLas instrucciones para este premio son iguales a las del Dardos, pero con 10 nominados en lugar de 15.

  1. Elenacaravela’s Blog. https://elenacaravela.wordpress.com/
  2. Retazos al viento. http://retazosalviento.wordpress.com/
  3. Deslizia. https://deslizia.wordpress.com/
  4. Pedrol. http://worldwidepedrol.wordpress.com/
  5. Literatura, poesía, despertar. http://rosalde.wordpress.com/
  6. Sonetos en fuga. http://sonetosenfuga.wordpress.com/
  7. El café del alba. https://elcafedelalba.wordpress.com/
  8. El rincón del vagabundo. https://elrincondelvagabundo.wordpress.com/
  9. Mundo libre. https://ernestocapuani.wordpress.com/
  10. Luna quebrada. http://cuentosparanodormir.com/

Sigan así, colegas!

best blog awardRecomendaciones para los nominados al Best Blog Award:

1.Nombrar y agradecer al blog que te nominó.

2.Contar algo sobre ti.

3.Visitar los blogs que han sido nominados contigo.

4.Responder las preguntas de quien te nominó.

5.Formular tus preguntas especiales.

6.Nominar a 11 blogueros

Algo sobre mí:

El año pasado fue el mejor año de mi vida, por nada concreto o puntual, sino más bien por motivos existenciales… aprendí a desoccidentalizarme un poco (que no necesariamente significa orientalizarse, ojo!), sobre todo en términos de abandonar estructuras obstaculizantes, despreocuparse, liberarse, sacudirse un poco la cultura de encima y, sobre todo, emprender la escritura sin auto-imposiciones, ni censuras, sin anhelos intimidatorios, sin prisas… apenas (pero un gran «apenas») mera necesidad y placer.

Aquí van las preguntas cosquillosas con que nos premió el bueno de Pablo Mirlo, …y mis respuestas:

¿A qué te gustaba jugar cuando niño o niña?

De muy pequeño me gustaba jugar a cualquier cosa, sobre todo que implicara riesgos y mucha imaginación: así es que fui coleccionando decenas de cicatrices ocasionadas por raspaduras, caídas, pinchazos, cortes, etc… Mi infancia temprana fue hace alrededor de treinta años, por lo que había mucha menos tecnología y mucho más dónde embarrarse y corretear, lo digo sin preferencias, ni nostalgioso, pero vaya que la pasamos bien, coetáneos, eh?! 🙂

¿Crees que hay vida inteligente en el espacio exterior?

Ni idea. Supongo que cabe la posibilidad… Ahora, si la pregunta fuera: «Te gustaría que…», mi respuesta no se haría esperar!: «Aliens, vengan a mí!» 🙂

¿Crees que hay vida inteligente en el palacio de gobierno de tu país?

Próxima pregunta.

¿Cuál es tu próximo gran sueño?

mmm… entra, aquí, «Vivir de rentas?» (jajajajaja!)

¿Qué te inspira a seguir escribiendo?

Absolutamente todo. Siempre.

Mis nominados:

  1. Filosofía a martillazos. https://mauosorio89.wordpress.com/
  2. El galeón fracaso. http://elgaleonfracaso.com/
  3. Valery’s blog. http://valerygarciablog.wordpress.com/
  4. No a la matriculación obligatoria en informática. https://noalamatricula.wordpress.com/
  5. Mi verde midori. https://miverdemidori.wordpress.com/
  6. El cuaderno de Clara. https://elcuadernodeclara.wordpress.com/
  7. El bosque silencioso. http://elbosquesilencioso.com/
  8. El baúl (de sólo sentires). https://lulamida.wordpress.com/
  9. Bell@espíritu. http://bellaespiritu.com
  10. Micromios blog. https://micromios.wordpress.com/
  11. En humor arte. http://veronicaboletta.wordpress.com/

Y estas son las preguntas que deberán responder:

  • Cuál es tu frase preferida, esa que te dices a ti mism@ cuando quieres levantarte el ánimo?
  • Tanto para escribirlos como para leerlos, cuáles son tus géneros preferidos?
  • A qué edad empezaste a escribir?
  • Llevas un diario íntimo/literario?
  • Has encontrado el sentido de tu existencia? (Responder «Sí» o «No», simplemente. Mi intención es que reflexionemos juntos, nada más, para nada ser entrometido, 🙂 )

Diviértanse!

versatile blogger award

La distinción conlleva agradecer al blog del que proviene, publicar el logotipo del premio y nominar a su vez a quince blogs de WordPress a los que debe notificarse debidamente.

Mis nominados:

  1. Eco social… ojo crítico. https://ecosocialojocritico.wordpress.com/
  2. Acuarela de palabras. https://acuarela.wordpress.com/
  3. Deshuezado. Esbozos y rasguños. https://deshuesado.wordpress.com/
  4. Diccienario. http://diccineario.com/
  5. Canela y miel. https://canelaimiel.wordpress.com/
  6. Mis poemas. https://beckerfernandez.wordpress.com/
  7. Orilla de mar. http://orillademar.com/
  8. Reescrituras. http://reescritura.wordpress.com/
  9. Andrés Capelutto. http://andrescapeluto.com/
  10. Tinta en los dedos. http://tintadedos.wordpress.com/
  11. Sentimientos azules. http://sentimientosazules.wordpress.com/

A su vez hay un requisito más, para ustedes, mis queridos nominados, que implica hacer referencia a siete notas o características personales, así que aquí van las mías:

  1. Se me hace dificilísimo mantener horarios regulares para cualquier cosa: apenas me quedo despierto un par de horas más a la noche, y ya se desfasan todos mis horarios! Ni noctámbulo, ni madrugador… Ni idea! 🙂
  2. Me acabo de comprar una motito no muy pequeña ( 😉 ) para salir a rutear por las bellísimas carreteras de mi país, Argentina. (Obviamente, luego seguiré por los limítrofes!)
  3. Desde hace unos meses, me es imposible escribir ensayos, y cada vez más difícil leerlos… escritos filosóficos y demás… la poesía me arrastra, me pierde, …me encanta!
  4. Soy adicto al mate!
  5. Amo el calor,
  6. …amo el frío,
  7. …soy un amante empedernido!

Eso es todo, gente, no los aburro más, que bastante larga ya se hizo esta entrada!

Mis más cálidos saludos, colegas, y que tengan un bellísimo 2015!

d

Ya no soy yo, todavía (5)

Ya no soy yo, todavía (5)

Ayer comencé a releer «Los alimentos terrestres».
Gide es dios.
Lo que busco es la conversación con mi interior, con mi yo mismo… que a veces tiene cara de puto francés, otras de yanqui histérico y otras muchas, de heterónimo portugués o frágil poetiza porteña…
No es aprender lo que busco. Ya no. Sino recorrer caminos por vez primera. Todos los caminos. Que mi cerebro sea la suela mordisqueada por el tiempo y el peso de la experiencia hecha cuerpo.
Amo la novedad, por eso escribo: que es mi rasguñar la nada con mis uñitas dobladas que no estaban…
Todos los caminos de la nada.
Creo, también, que no es finalizar sendas lo que me interesa, pues cada recorrido es excluyente de los demás, …e insume mi preciado tiempo.
Volver luego. A lo sumo. Cuando ya uno es otro.
Me inquieta y oprime lo que a otros da paz: tanta comodidad, la seguridad de lo ya conocido, todos los techos.
Lo que para vos son almohadones rosaditos, lascera mi carne como colmillos de pirañas… y no sé nadar.
Pero está el Tao: mi calma es tu caos.
Mi para siempre es un nunca jamás. Un nunca jamás me voy, me despido, me olvido. Soy la esfera achatada de la Tierra queriéndose mudar. Soy idioma y silencio. Soy todas las cadenas, que no arrastro ni me atan, sino que uso como riendas para la libertad!

No es aprender lo que me interesa. Sino experimentar. Beber de la gélida fuente de la irreproductibilidad. Ser el ardor que derrite la vela.  La flama levitando en el mar.
Voy a morir, fundiéndome, volviéndome todos los antes y los después, por supuesto, pero primero quiero des-hacerme en vida, como Clarice Lispector: «Ya tuve tanta certeza de mí, hasta el punto de querer desaparecer».

Sin embargo, Gide no es sino tan sólo MI dios. Y de nadie más. No sé si tiene tanto sentido recomendar autores que le han llegado hasta el tuétano a uno, autores que más que escritores son hermanos de sangre… porque siendo así, por fuerza, poco será lo que los demás comprendan o valoren, a menos que también sean nuestros hermanos, a menos que nos comprendan a nosotros -que me comprendan a mí- en el exacto grado en que comprendemos -en que yo comprendo- a Gide. A menos que sientan en la escritura recomendada, la espesura cálida de la sangre propia, y lleguen a confundirse, como yo tantas veces, hasta el punto de creer que ha sido uno mismo quien escribiera aquellas líneas…

He escrito, entonces, apenas un puñado de libros pasables.
Todos ellos, antes de nacer.

Ya no soy yo (03)

Ya no soy yo…

«Quien pega primero, pega dos veces”; “Matar dos pájaros del mismo tiro”… me chocan esos refranes violentos… pero cuánta razón tienen! Las “primeras veces” se graban a fuego en nuestra niñez. Son los señaladores en el libro de la infancia, el índice inobjetable en los anales de nuestra existencia.

Los niños lo admiran todo, pues todo es amanecer para ellos, que son rocío. Sin embargo, la novedad puede ser infinita si uno se lo propone, aunque ocupa mucho lugar y nuestra mente no suele dejarla entrar…

Estará muy contento don Nietzsche con su verdad, pero a mi me pesa que nuestra mente sea martillo, antes que curiosidad.

[¿De quién hablo cuando hablo de mi mente? ¿Acaso no es ése el mejor ejemplo de que no somos algo, sino multitud? La consciencia… Bendita consciencia… ¡Gran error del universo!

No importa. A fuerza de (in)consciencia o voluntad, uno se vuelve artista.]

Personalmente, apunto a ver todo lo que me rodea como si aún fuera el niño de hace veinte o treinta años, resetear, no la memoria, ni la experiencia, sino la percepción de lo que me rodea. Busco ahuecarme como el cauce vacío de un río de deshielo que se acerca, al que sólo podré recibir plenamente si me ofrezco a él con admiración, no porque sea la primera vez que sucede la primavera, sino porque ningún invierno es igual al anterior. Como adultos, los que envejecemos no somos nosotros, sino las cosas que nos rodean porque las vemos sin admiración ni curiosidad. ¡Nos vanagloriamos de la infinitud del cerebro, o del ser humano, pero nos tapamos de coladores filtrantes como si fuéramos a estallar de realidades! ¿No será mejor andarnos sin filtros? (“Mis manos, brutas como esponjas”) Ser el cauce que acepta el barro, con la misma actitud con que acepta la frescura del agua, el vaso sanguíneo de naturaleza abismal, que acepta tanto las semillas de la flora que desciende corriente abajo, como la muerte hecha rana o paloma, acompañándolas, volviéndolas fertilidad…

Para ir más lejos, podemos propugnar la apertura absoluta, aunque no exista. Aunque sea imposible… ¿Cómo sería una persona que “corroborara” con todos los libros que le caen en las manos? ¿fútil, filosa o falsa? ¿sabia?

…En las relaciones interpersonales se da exactamente lo mismo…

¡¿Y QUÉ SON LOS LIBROS, SINO “OTRAS” PERSONAS?!

(Y, ¿qué es la biblioteca, sino una otra sociedad?) Leer es como ir a una reunión, o como tomar mate con alguien…, leer es relacionarse con alguien, en el sentido de la propia experiencia, es decir, para con uno mismo. Los libros son personas en nuestra vida. Lo sabés mejor que yo…

Que acudan en mi ayuda dos enormes escritores:

Ernesto Sabato, por un lado, dice que cada momento que no pasó él con un ser humano, fue un momento perdido en su vida, incluso aunque se lo hubiese dedicado a la literatura. Adolfo Bioy Casares, por su parte, dice que las personas más inteligentes que pisaron y pisan la Tierra son los escritores…

Aunque parezca lo opuesto, ambos se apoyan mutuamente en sus afirmaciones: pues Bioy elogia, en realidad, la sensibilidad y la percepción del escritor, sus ojos conteniendo el universo, el fuego que palpita en su rutina y se convierte en estalactita al bajar por las yemas de sus dedos… Recién al final de la fila, llega cansada la tan nombrada “capacidad del artista” para volcar aquello que ve y siente sobre el papel… mal o bien, pero siempre pensando en el otro, que es la maldición del escritor, el infierno del artista: soportar las espuelas de la hipocresía a horcajadas de su sensibilidad.

Nada hace más sensible a Sabato, que su imposibilidad de dejar de escribir, que su añoranza de oso polar en el cautiverio literario: “¡Quiero salir!”…

Pero escribir no es la pena. Arte es vida. Si hacer arte chupara energía, no me aniquilaría el sueño ponerme a escribir poesía…

Ahí está lo bueno de la lectura: uno se relaciona con seres humanos inmensamente observadores y sensibles, que, encima, manejan el lenguaje como domadores de circo, o encantadores de serpientes… y aunque este relacionarse no se produzca más que unilateralmente, la moneda tiene dos caras: al lector, el enriquecimiento le funciona como si fuera bilateral, y al escritor, en última instancia, no le interesa: él simplemente escribe porque no puede dejar de hacerlo…

Cada ser humano tiene algo para contar, es profundamente sabio en sus cuestiones y más que observador para lo que es de su interés, pero no todos pueden exteriorizar su ser como lo hace el escritor… que enseña mucho más que un vecino promedio, que un docente promedio, que un compañero de trabajo promedio… pero, además, también puede abrazar.

No estoy diciendo que leer sea preferible a hacer sociales, sino simplemente, que es altamente aconsejable leer. Y que, al fin y al cabo, no es mucho más diferente de hacer sociales.

Eso es todo.

Los autores que más amo son los más parecidos a mí, en sus cosmovisiones, en mi mí mismo.

Yo soy él”, a eso se refiere Henry.

Ya no soy yo (01)

Ya no soy yo…

Mi vida es un pedazo de niebla despeñándose por los días, …hasta que al fin una tímida mano con nombre de mujer decide asomarse a la piel de este cansado bulto de aire que infinita, y se toma de una rama que leía al sol, recostada sobre la ladera de mi propia montaña sin cumbre. Pero no es una rama: es la vida que nos extiende su mano de agua.

Lo único negro es la muerte. Pero el color negro no existe. Descubrí esta mentira recién hace un puñado de meses, y toda la herrumbre acumulada en más de tres décadas gritó huérfana allá lejos, al estrellarse en el piso de mi nueva realidad sin verdades.

El negro no es malo, sin embargo. De hecho, hoy por hoy, dentro de la niebla con mano, no creo que nada sea malo. Ni bueno. Más bien, todo, absolutamente todo, es bello. El negro, entonces, no es malo, …me hacía escribir tiernas cosas como esta:

¡Mis problemas se cuentan por miles! Aunque, en verdad, todos ellos –como todos los seres vivos, como todo lo que existe– son uno solo: estoy mentalmente enfermo. Este solo problema posee la capacidad vampiresca, o kafkeana, de asumir la forma de mil alimañas inefables que destilan su hedor en todos los ámbitos de mi existencia y se vuelven cordilleras infranqueables; alimañas terribles que defecan sobre mis intentos de amar; alimañas insensibles que se ríen de mis estudios universitarios; alimañas hercúleas que arrojan vagones oxidados sobre la senda de mi supuesta vocación… Mentalmente enfermo: si necesito constancia, me vuelvo pirotecnia; si necesito potencia, soy un ventilador apagado del siglo pasado, si necesito paciencia, me vuelvo canario en la tormenta. Mi enfermedad mental me hizo contradictorio, neurótico, diletante, ateo y divorciado. ¿Que “no”? [“¿Cómo que no? Miraló… miraló…”, diría El Príncipe] ¿Que “exagero”, decís? Ya lo averiguaremos. Juntos, y espero no te contagies…

…O sí.

Mil problemas. Uno solo. También un solo sueño: vivir de la escritura.

Listo. Terminé mi novela. Ya puedes ir en paz. En el primer párrafo te escribí lo que otros necesitan todo un libro para plasmar: mi pasado-presente-futuro. Y no, no haré “La Gran Arthur Conan Doyle” de crear un Watson para enajenarse de su Yo-rlock; ni ahí. Más bien voto por “La Gran Henry Miller”: saldré a correr desnudo por la faz de la Tierra, con o sin ti.

Perdí la cuenta de todas las veces que comencé a escribir esta cosa. Pónganlo en la cuenta de mi insanidad. Pero no le llamemos así, queda muy frío. Llamémosla… ejem… ¡Roberto! Mejor así. Por culpa de Roberto, entonces, reinicié/retomé/retaceé innumerables veces estas líneas, pero no pienso hacerlo más. Y es que acaso haya encontrado la razón de tales retrocesos: todas las otras veces que empecé a tipear o a garabatear boludeces sobre árboles muertos, estaba yo escribiendo para vender, para cumplir mi sueño de vivir de mi arte, dicho en una palabra: estaba escribiendo para vos. Pero entonces nada me conformaba: puesto que “vos” es uno solo, pero también es todos. Y también es el Mercado. Como resultado, me terminaba plastificándolo todo, desde el mero inicio, en lugar de hacer lo que debía desde un principio: escribir para exhumar mis fantasmas, para crecer, para abandonar la crisálida. Ésta es la sinceridad de la que tanto hablan mis colegas: sé honesto al escribir, leal para con los personajes de la ficción, franco y abierto con la página en blanco, a fin de cuentas, no es más que otro espejo en el que mirarnos.

Hazte a un lado. Voy a vomitar toda la mugre que tengo dentro. Pero presta atención: algunas florecillas silvestres aparecerán en el lomo de Escila y seguramente, también, ciertos cachorritos saldrán corriendo, juguetones e inconscientes, de entre las patas de Caribdis. El sol y la luna se tomarán de la mano a la sombra del camino.

Voy a detonar mi cinturón de TNT. Voy a explotar al máximo el potencial del arte. Voy a escribir lo que quiera, lo que siempre quise, de espaldas al Mercado, aunque éste me escupa, …o me compre. Sin fijar mi público (un pequeño detalle sobre la teoría de Umberto Eco acerca del Lector Ideal: ésta no es más que pura mercadotecnia post-estructuralista); sin temerle al fracaso, sino corriendo hacia él. Desnudo. Siempre, desnudo.

Decidí no escribirte, entonces. Y no lo lamento.